martes, 13 de enero de 2009

Senderos de gloria

Ahora que tanto se escuchan los tamores de la guerra no vendría mal ver esta película.
Senderos de gloria, de Stanley Kubrick.
Una película desgarradora, salvaje, brutal. Pero hermosa.

Esta es la escena final en la que los brutos dejan de serlo por unos momentos ante una chica (de los perdedores, en este caso los alemanes) a la que obligan a cantar en una cantina para divertir a la tropa.
Una escena muy emotiva.

2 comentarios:

travismagee dijo...

Estupendo film de denuncia, no sólo de lo que ocurrió realmente en la I Guerra Mundial, sino de lo que sigue ocurriendo hoy en día. Película antibelicista por autonomasia, es emotiva y dura, sin concesiones. Mientras se ve a Kirk Douglas tocando el silbato ordenando retirada los pelos se ponen como escarpias, y su final es demoledor. Kirk Douglas, con su papel en este maravilloso film, pasó a ser considerado por muchos críticos como un buen actor, aunque en mi opinión siempre lo había sido.

Un cordial saludo.

David C. dijo...

parece interesante.